jueves, 5 de abril de 2007

Bienvenid@s a Secondlife.



Hola, mi nombre es Triatom Oktomica, soy el gobernador de estas tierras llamadas STOP OUR SHAME.

En nuestras tierras podrás encontrar el Museo de la Vergüenza, que se puede observar a mis espaldas, donde de momento se está presentando una tenebrosa muestra fotográfica; sí, tan tenebrosa, macabra y sangrienta como las mismas corridas de toros.

En breve se presentarán además otras muestras de arte antitaurino, vídeos, y música, y hasta un taller literario.

Pero para dar por inhaugurada la nación antitaurina STOP OUR SHAME hemos decidido hacerlo a lo grande, con la primera cybermanifestación de este territorio, y tú estas invitad@.

No le temas a este mundo, es apasionante, ilusionante y futurista. En otra entrada de este blog verás las indicaciones para entrar, utilizar y disfrutar de nuestras tierras, por cierto, libres de toda violencia. Que ilusión, ¿no?

4 comentarios:

Emanuel dijo...

Me pregunto ¿que pasa con los humanos, cuando dignifican la tortura de un animal?.
Mi pregunta es a cerca de las raices de estos comportamientos crueles y bárbaros, propios de mentes enfermas.
Mucha gente necesita con urgencia un psicólogo/a.

Moderador dijo...

Así es Emanuel, de hecho es una patología ya tipificada por la psicología profesional.
Dentro de nuestro equipo contamos con una excelente profesional en el área, y está preparando un resumen al respecto, por lo cual, seguramente y muy pronto, publicaremos algo relacionado a este tema.

De todos modos el maltrato es un tema muy ligado también con la poca ética de nuestros políticos.

El perfil psicológico de un maltratador es bastante claro y suele tener ciertos patrones inconfundibles. Lo mismo sucede con sus víctimas: siempre y absolutamente siempre, son, ante todo, seres en inferioridad de condiciones, y es ese el patrón más claro y determinante para entender si una acción es o no un maltrato.

Ese patrón, el de la elección de la víctima, está también determinado por el mismo maltratador, es decir: es probablemente la primera acción parcial dentro de la acción general del maltrato, y es él quien elije la víctima, es él quien determina sobre quien descargar el maltrato, es él quien da el primer paso para maltratar. Aclaro esto porque lamentablemente, no sólo en el caso de los animales, habremos escuchado que algunos maltratos son justificados.

Una escena tristísima que estamos viviendo en nuestro país es el maltrato en general, tanto en la violencia doméstica, violencia de género, como en los colegios y también sobre los animales.
Nuestros gobiernos de los últimos años no se han tomado el tema muy en serio todavía, o al menos eso parece. Pontelo a pensar: la violencia doméstica mata más personas al año que el terrorismo, pero jamás se equipararon los medios dispuestos a erradicar esas dos formas de violencia letal y, permiteme agregar que además, es mucho más fácil y más barato atrapar a un maltratador que a un terrorista.

Quiero decir que si los servicios de inteligencia se dedicarán también a atrapar maltratadoes con los mismos medios que disponen para atrapar terroristas, sin duda lo harían: si atrapan a tíos armados hasta los dientes, con identidades falsas, que actúan organizados y tienen muchos años de expriencia en asesinar, imagínate a un ignorante, probablemente alcohólico, y con la baja capacidad mental de, así todo, creerse superior... creo que sería pan comido, y estarás de acuerdo conmigo.
Pero quizás este tema del maltrato no interesa tanto: claro, no hay cambio de figurines en el sector político de por medio.
Interesa mucho menos por lo cual se disponen menores recursos y la mayoría de ellos son simplemente simbólicos.

Una clara muestra de ello es que la cantidad de víctimas fatales no ha descendido: hacen una modificación de la ley, un arresto y el pueblo olvida, pero el maltratado jamás lo hace, ni siquiera queriendo.

Pero tampoco reconocen el fracaso de las pocas medidas adoptadas.
Además, piensalo, los maltratados no son tampoco tantos, y los pocos que son intentan no dar la cara, entonces no les pueden hacer una manifestación, y los animales y niños no votan, los inmigrantes golpeados por radicales de ultraderecha tampoco votan, y a los que votamos esos temas tampoco no nos interesan, siempre y cuando no seamos alguna vez maltratados...

Estoy seguro de que si se persiguieran a los maltratadores como se debiera, ganaríamos no sólo una batalla, sino que se eliminarían muchas formas de maltrato. Si además, paralelamente, se educara a nuestros hijos en la no-violencia seguramente le ganaríamos la guerra...
Pero no, ya ves que sigue habiendo televisación de corridas de toros en cualquier horario. Luego nos enfadamos con los niños maltratadores en la escuelas; he llegado a oír cosas tales como que "habría que matarlos para que de grandes no sean maltratadores de género". Vaya hipocrecía, los que deberíamos matarnos somos nosotros mismos, los que permitimos que nuestro gobierno no tome medidas educativas que hagan que nuestros hijos no sean maltratadores en el futuro.
Parece que el Ministerio de Educación cree que sólo se educa en los colegios y el resto es cosa de los padres, total los niños no ven la televisión. Les enseñamos a maltratar, les enseñamos que todo maltrato está justificado bajo la bandera de "la costumbre", pero luego les advertimos que no maltraten, que eso está mal, que eso no se hace, ni se mira ni se toca.

Y ojo, que aquí nadie pretende que los animales gocen de los derechos del ser humano, pero tampoco se puede permitir que sus derechos se rebajen al de las cosas, porque hay alguna que otra diferencia os diré.

En definitiva esto argumenta porqué afirmamos que los maltratadores son siempre los mismos, lo que cambia, a veces, son los maltratados...

info dijo...

Hola,
participo en Seond Life, donde hemos creado un grupo llamado http://laBuenaGente.com

Os damos todo nustro apoyo a "Stop Our Shame".

Saludos

Zuriñe dijo...

Hola: Me da una tristeza infinita el que haya tanto sufrimiento animal para la diversión de tanto psicópata y tan poca gente a la que nos duela.