lunes, 21 de mayo de 2007

Barcelona: progresismo, incoherencias y viceversas.

Parece ser que, de alguna forma u otra, no quieren reconocer que en Barcelona ya no quedan aficionados a la tortura.

Se están gastando un dineral en la promoción de "la fiesta", y la corrida del 17 de Junio, en la plaza monumental de Barcelona, es la mejor prueba de ello.

Incluso los mismos aficionados reconocen que no todas las entradas han sido puestas a la venta, ni mucho menos, y es esa, y sólo esa, la única razón por la cual se agotaron con tanta rapidez.

Es lógico. Los aficionados les importan poco, necesitan de un impacto mediático y lo priorizan, y parece que incluso los medios han sido manipulados por esta red empresarial llamada tauromaquia, o viceversa. Sí, has leído bien; la tauromaquia no es otra cosa que la empresa disfrazada de la cultura; son objetivos económicos escondidos tras maniobras “culturales”. La tauromaquia es un arte, dicen; y quizás estemos de acuerdo. Si es un arte es el arte del engaño, y de la manipulación barata; el arte de manejar las mentes
más torpes con la crueldad más sangrienta, mucha sangre, y poca letra, y no procede el viceversa.

Ahora, eso sí: esta corrida la harán a lo grande. Personajes representando la triste escena mediática española, y la tristísima escena política catalana, todos ellos con todos los gastos pagos (directa o indirectamente, pagados por nosotros), un despliegue logístico y mediático impresionante (pagado por nosotros), torturadores de primera línea (también pagados por nosotros) y una digna puesta en escena al mejor estilo Hollywood: habrán los medios de comunicación, habrán cenas de gala, habrá el champagne y habrá la sangre, y derramarán la sangre mientras se beberán el champagne, aunque en este caso, es una opción “el viceversa”. Habrá cinismo, habrá incluso un ignorante disfrazado de
héroe en el medio de la arena, estarán las mafias, la trampa, el alcohol, los cuernos y los otros cuernos, las espadas, la inmoralidad vestida de "fiesta", los monstruos disfrazados de personas, los que se creen cultos, los que se creen ricos, los que se lo creen todo, los que se creen humanos; habrá también un pueblo avergonzado afuera, y un animal sufriendo adentro.

“Barcelona: una ciudad progresista” rezan fanfarrones los más votados (¿) sinvergüenzas, a los que horas más tarde se les podrá observar degustando placenteramente el sabor de la sangre en la plaza monumental. El circo de los monstruos ya tiene fecha, hora y lugar.

Sí señoras y señores, vengan a la manifestación, no se pierdan el show, pasen y vean a estos seres abominables y miserables: llegarán con sus mejores galas, en sus mejores coches y con sus mejores miserias, entrarán, beberán, reirán y gritarán, saciarán la sed de sangre y de violencia, y no solo maltratarán a un animal, sino que además doblegarán el mismísimo sentido de la palabra progresismo; y para más INRI, subvencionados con tus impuestos.

Entre tantas incoherencias y viceversas se desarrollará el espectáculo en la progresista Barcelona, y nos darán de sí lo mejor que pueden darnos: indignación y vergüenza.



Puedes descargar el cartel, imprimir la mayor cantidad que puedas, y pegarlos donde te sea posible, o donde te dejen hacerlo. Pero por sobre todas las cosas, no faltes.

1 comentario:

varios dijo...

Felicidades por el blog y la página que lo acompaña. Gran calidad y excelente iniciativa.

Siempre he creído que debe de haber un grado importante de sadismo o psicopatía en los seguidores de la tauromaquia.
He leído un buen número de artículos clínicos y estadísticos sobre la psicopatía y es mucho más frecuente de lo que se suele creer. Estoy convencido que una parte importante de ellos lo son.

Un abrazo a todos y esperemos que algún esa parte de la sociedad evolucione, y a los enfermos que los traten.